miércoles, 21 de diciembre de 2016

DEMASIADOS MERRYS





La vida continuaba igual, millones de personas en fin de año con gorritos rojos y un pompóm, borrachos, haciendo eco de su profundo amor por los demás. 

Feliz año, feliz navidad, felices fiestas, feliz felicidad, incluso hubo quién dijo una vez: Feliz Reyes (...) me llevé las manos a la cara, negando con la cabeza.
Los hipócritas seguían campando a sus anchas armados  esta vez con gorritos, cava y buenos sentimientos... 

El pánico se apoderó de las buenas gentes en la ciudad del rock.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada