jueves, 14 de junio de 2018

ÁRBOL EN EXTINCIÓN


El amanecer  me desmoronó entera.

Me despertó el ruido de mis ramas al caer.
Las mismas que  tambaleaban mi existencia
a la par que dejaban secas mis raíces.

Desconozco la razón por la cual mis dedos
fueron convirtiéndose en astillas.
Armas letales y oscuras
que podrían violar la intimidad de tu pecho
y arrancarte el corazón,
de cuajo,
haciendo del mismo un fruto hermoso e irresistible
o simplemente una oportunidad  para la tentación.

Quisiera saber por qué las hojas que me vestían
ahora forman parte de la delicada alfombra
que soy incapaz de pisar.
Y también se está secando.

Quisiera saber por qué las mariposas que me engalanaban yacen ahogadas en un suelo lejano que apenas alcanzo a ver,
haciendo un baile macabro y angustioso, con aire moribundo.

No llegó mi primavera.
Fue una falsa promesa.
Otra más.

Me consumí entre lluvia,  desidia y ese gris que me invadió hace ya demasiado tiempo.

Incapacitada, no consigo oir los trinos de los pájaros,
ni las risas de los niños,
ni las pegajosas palabras almibaradas
del amor de hoja caduca
de los amantes a los que tanto di cobijo.

Os lo di todo.

Me estoy muriendo
aunque no resulta doloroso,
mas sí extraño y vertiginoso.

Me apergamino,
aunque por pasar,
no pasa ni el tiempo.

El cielo sigue denotando patetismo con alevosía
y yo juego a subir y bajar el telón de su eterno espectáculo
con un simple parpadeo, aunque a veces dure más de ocho horas .

Algo se ha detenido y no es ese puto reloj.

El corazón de repuesto ya no late, envenenado entre sangre y savia permanece ausente, oculto tras cortezas agrietadas, impertérritas y extremas, que sin duda me protegen.

Sólo viento
Sólo sol
Sólo lluvia
Y hormigas
Y los años por delante dándome solera con fecha de caducidad.

Soy el árbol.
Mírame, soy yo.
Soy sólo yo.

sábado, 21 de abril de 2018

ADELANTE



Seguir.

Caminar vagando y vagabundeando
de manera errante
entre surcos de hilos inestables
de arañas rojas,
arañas ajenas que no tienen
ni tendrán venas,
ni penas,
     ni hadas
         ni nada.

Nada, nada, NADA 

y nadar
en vacíos oceánicos
repletos de alientos,
muertos. 

Pulular
de puntillas
y entre los ecos de voces mudas
y mudar,
cambiar de pelaje a golpe de ola.

Atentar
siendo comando unitario
contra el oleaje salvaje
creado justo a tiempo y a medida.

Y medir
esa distancia mohosa y delirante que os separa
para al fin
dejar de ser tan tangibles
y ser
dos seres vacíos
con demasiado  espacio disponible para llenar.
Para rebosar.
Y seguir,
seguir,
seguir...

martes, 30 de enero de 2018

DOS DESCONOCIDOS


¡Qué bonito era caminar cogidos de la mano!
       así, como si nada,
       así, como si todo. 

Se quedan cortos mis "todos",  mis "nadas",  mis "a veces"...
Caen oblicuos contra mis sienes despistadas,
desgastadas por el roce de los muros de contención 
que me empeño en rebasar 
sin apenas éxito.

Mis ascuas fraguan el poco aliento que me queda, 
mis brasas el de los demás ingratos escupientes de palabras ardientes,
hirientes, 
derrotadas de falacia espesa, 
ignorante y vergonzosa. 

Cala lento 
cala al hueso 
cala cada beso que no das 
ahogándolo en el cielo de tu boca 
y desapareces.

Somos los mismos gilipollas 
que creían quererse ayer 
y hoy cruzamos aceras 
cada uno por su lado 
dejando farolas por el medio 
sin aquellas manos impertinentes 
que siempre se estrellaban contra ellas. 

Los bolsos se llenan de mano, 
el gesto cambió, por amargo, a seco 
y al pelo ya no lo despeina el viento 
que vaga errante entre nosotros dos 
los desconocidos.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

PILASTRES ESMAZCARAES





Y nun puedo contener el llatíu que me ruxe adientro, 

nes tripes, 

más paecíu a rabia qu'a impotencia

y de xemes en cuando déxase cayer moyáu poles mios zanques solliviando los mios planos,

dexándome en paz.  


Igual qu'esta agua amao y deseyao ,

esti mugor templao qu'esnidia sigilosa

poles columnes y enredaderes 

que suxetaben la entrada de la mio casa. 


                               Que yera la to casa.




Columnes de izquieras y arciaes distalmente 

y viceversa.


Enredaderes foranes que namá sollivien cuando vives la so ausencia.



Columnes vertebrales y viscerales.



Enriedos  venaos.



Columnes imprudentes, allocaes, irreflexives y enrevesoses.



Columna que colingaba esti cuerpu desconocíu qu'un  

día foi'l mio abrigu


y agora vivu equí, 



nel mio fríu...nel mio mugor perfeutu..





------------------------------



PILARES DESENMASCARADOS


Y no puedo contener el latido que me ruge adentro, 

en las tripas, 

más parecido a rabia que a impotencia

y de vez en cuando se deja caer mojado por mis muslos aliviando mis planos,

dejándome en paz.  


Igual que esta lluvia amada y deseada ,

esta humedad cálida que resbala sigilosa

por las columnas y enredaderas 

que sujetaban la entrada de mi casa. 


                              Que era tu casa.



Columnas de izquieras y resquebrajadas distalmente 
y viceversa.

Enredaderas foráneas que sólo alivian cuando vives su ausencia.

Columnas vertebrales y viscerales.

Enredos  perturbados.

Columnas imprudentes, alocadas, irreflexivas y enmarañadas.

Columna que  columpiaba este cuerpo desconocido
que un día fue mi abrigo

y ahora vivo aquí, 

en mi frío...en mi humedad perfecta...







lunes, 6 de noviembre de 2017

ESCORIA


Sois la escoria.

La parte más ingrata d'un corazón negru, 
quemáu, 
clisáu.. 


La vergüenza de l'alma d'un monte insurxente
el desdeñu de los mios pies en resistencia.

El día ente día infecto 
          que toi condergada a alendar.

El arpa harpía excretora 
de melodíes en plenu desenvolvimientu y
          que toi condergada a tocar 
colos mios deos desbarajustaos dafechu.

Sois la plaga invasora 
l'esterminiu d'unos principios yá extintos
pente  manos rares y cizañoses , 
estremos de les feríes abiertes
de países estraños.

Sois les babes de los vieyos verde fosforito
el fósforu qu'encendió la vela del deséu porcaz
los deseos imposibles, 
absurdos , incompletos,...
la llapada que al soplar 
apagágase 
pol escesu que vive na vuesa cuspia.


Sois la mano que nunca eches, 
el cable peláu que nun val pa na.

La ponzoña, 
la folla, 
la nada negativo multiplicada por cero 
elevada a infinitu... 

(Non,  nun sois tan insusuales)

Sois , a la fin, l'escrementu na suela
d'un zapatu nada previsor.

Doivos tol mio espaciu trescaláu de despreciu 
les mios manos
por qu'empecéis a facer daqué  y a usales un pocu
los mios oyíos 
por qu'empecéis a "sentir"
y  tamién la mio llingua 
por qu'empecéis  con urxencia a besala 
o quiciabes, a falala...









--------------------------------------------






Sois la escoria.

La parte más ingrata de un corazón negro, 
quemado, 
eclipsado.

La vergüenza del alma de un bosque insurgente
el desdén de mis pies en resistencia.

El día a día infecto que estoy condenada a respirar.
El arpa harpía 
excretora de melodías en pleno desarrollo
y que estoy condenada a tocar con mis dedos 
completamente desbarajustados.

Sois la plaga invasora 
el exterminio de unos principios ya extintos
entre ajenas manos cizañosas ,
extremos de las heridas abiertas
de países extraños.

Sois las babas de los viejos verde fosforito
el fósforo que encendió la vela del deseo grosero,
los deseos imposibles, absurdos e incompletos,
la llama, que al soplar se apaga 
por el exceso que vive en vuestra saliva.


Sois la mano que nunca echas,
el cable pelado que de nada sirve.

La ponzoña, el barro, 
la nada negativa multiplicada por cero 
y elevada a infinito...
No, que no sois tan insusuales. 

Finalmente sois el excremento en la suela
de un zapato nada previsor.

Os doy todo mi espacio impregnado de desprecio
mis manos
para que empecéis a hacer algo y a usarlas un poco,
mis oídos 
para que empecéis a "sentir"
y , si acaso, también mi lengua 
para que empecéis  con urgencia
a besarla o tal vez , a hablarla.

jueves, 2 de noviembre de 2017

VIDA Y MEDIA TARDE






Llegaste tarde 

con ese olor a mandarina que dejaba tu abrazo,
con el gozo asomando por el rabillo de un ojo,
con  mil risas custodiadas para exhibirlas conmigo,
con tu deseo.

Llegaste

con los bolsillos reventados por las ganas,
con las olas batidas a punto de nieve 
para derramarlas amoroso por mi espalda, 
bebiendo  gotas de  lluvia plata.

Viniste

mostrando un corazón latiendo 
vivo, entre la palma de tus manos
abiertas.

Llegaste tarde,
una vida y media tarde...









lunes, 2 de octubre de 2017

TIEMPO





El tiempo iba pasando,
lacerando mi piel,
haciendo trizas el alma del cual ni siquiera soy dueña.

Nunca lo fui.

El tiempo 
se empeñó en meterse 
dentro del reloj que cuelga de las paredes tristes
de los salones estáticos 
y sin escrúpulos llenó mis poros de telarañas y polvo,
hizo pequeños mis ojos y dejé de ver.

El tiempo se gastó .

Como moneda de cambio
se invirtió en falacias,
en fulanos y fulanas llenas de ingratitud,
en trabajos mal pagados, 
en hipócritas de profesión,
en sonrisas pintadas de rosa,
en marionetas 
y en funambulistas torpes de la soledad.

Pasó, 
deteriorando a su paso 
cualquier  atisbo de vida.