viernes, 21 de octubre de 2016

BANG BANG



Así,
de esta manera tan cruel, tan extraña, tan irreal, tan surrealista
a veces,
tal y como nos pinta la vida nuestros trajes
(aquellos que nos vamos poniendo, quitando o guardando en los armarios de las memorias venidas a menos)
los acontecimientos se tornan grises,
en escala,
en escalada,
poniéndotelo jodido, o muy jodido.

Así es como van pasando los días.
Lo bueno: ser pistolero,
desafiar a eso que llaman destino,
tener buen tino y espetarle una bala
en medio de esos ojos sangrantes
y soplar, con la sonrisa del triunfo,
el humo que aún perdura en tu cañón caliente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada