martes, 14 de marzo de 2017

ANSINA, ENSIN MÁS...



La nueche yera más escura de lo normal. Ella caminaba de punteres, de manera etérea pa nun meter ruiu. Él dormía. Ella asegurábase de que la so respiración siguiera la pauta indicada y volvía sobre los sos pasos a la cama, esi llugar contrariu que sirve pa estrozar cerebros pero nunca yá pa dormir.

Llarpiaba el suelu al andar por esa casa onde naciera. Él dormía, y el so arume anubría tola casa,  adheriose a la so piel, vivía dientro d'ella y nunca lo diba a perder.

Él dormía. Ella chábase al so llau pa mira-y la cara, pa coyelu de la mano, esa que tanto trabayara la madera (perguapa...) pa ensuga-y el sudu, pa da-y agua, pero él dormía.

Nun abrió más los güeyos. Nun bebió más. Durmióse una vegada y pa siempre.

Duerme , fuelga, duerme...

Besó les sos manos, la so cara, el so frente, díxo-y adiós yá ensin aliendu, les llárimes afogaronla, una parte d'ella durmiose tamién pa siempre y sumió, ensin más...
namás quedó l'ausencia.







-------------------------------------------------------





ASÍ, SIN MÁS...

La noche era más oscura de lo normal. Ella caminaba de puntillas de manera etérea para no meter ruido. Él dormía. Ella se aseguraba de que su respiración siguiera la pauta indicada y volvía sobre sus pasos a la cama, ese lugar hostil que sirve para destrozar cerebros pero nunca ya para dormir.

Crujía el suelo al andar por esa casa donde había nacido. Él dormía, y su perfume inundaba toda la casa, se adhirió a su piel, vivía dentro de ella y nunca lo iba a perder.


Él dormía. Ella se acostaba a su lado para mirarle, cogerle de la mano, esa mano que tanto había trabajado la madera ( tan guapas...) para secarle el sudor, para darle agua, pero él dormía.


No abrió más los ojos. No bebió más. Se durmió una vez y para siempre.

Duerme , descansa, duerme...


Besó sus manos, su cara, su frente, le dijo adiós ya sin aliento, las lágrimas la ahogaban, una parte de ella tambén se durmió para siempre y desapareció, sin más...

sólo quedó la ausencia.